Suscribirse al Boletín
Septiembre - Octubre 2017
Últ. arquitectos entrevistados
Últimos artículos Online
Últimos artículos en Descarga
20/11/2017 / ANFAPA

Distintos acabados del sistema de aislamiento térmico por el exterior SATE

“Cada material tiene su propia forma de lenguaje y el material no debe hacer uso de las formas de otros materiales”

Si damos por cierta esta frase podemos asumir que cada nueva incorporación de materiales en la construcción han marcado hitos en la arquitectura y que estas llevadas a su coincidencia con auges de la construcción en diferentes lugares han marcado un carácter en calles, barrios y ciudades enteras; por eso en la actualidad vemos el resultado de estos eventos cruzados en paisajes urbanos donde predominan de forma independiente la madera, la piedra, el mortero, el ladrillo, el acero, el hormigón o el vidrio; con construcciones diferentes pero que marcan un estilo, una forma de ser y un carácter propio de cada una de estas edificaciones y que en su conjunto pueden trabajar bien de forma armónica o no, todo dependerá de los gustos.

En las últimas décadas con el afán de resolver los problemas ocasionados por las pérdidas de energía a través de las partes opacas de la fachada, han entrado en escena los sistemas de aislamiento térmico por el exterior como elementos no tradicionales de la construcción; sí, resolviendo un problema pero incorporando uno nuevo: hacer que los edificios sean todos iguales o por lo menos parecidos, perdiendo estos su carácter, su peculiaridad y muchas veces implantado en medio de un conjunto urbano un elemento que no encaja con el resto de edificios. En un primer momento los profesionales de la arquitectura han intentado paliar el problema tirando de su creatividad mediante la combinación de colores acertados o aprovechando el uso de las juntas de trabajo para realizar cortes en la fachada para crear algún efecto especial más allá de elementos rectangulares; pero las opciones resultantes de estos dos elementos son muy limitadas.

Por lo tanto ¿qué queremos?, ¿edificios uniformes que ahorren energía o edificios con carácter arquitectónico pobres en ahorro de energía?; no queremos ninguna de estas opciones, la respuesta deseada es que podamos tener edificios con carácter y además que ahorren energía, con todas las ventajas que implica usar un sistema de aislamiento por el exterior (eliminación de puentes térmicos, reducción de saltos térmicos en la estructura, aprovechamiento de la inercia térmica deseada, ejecución por el exterior y demás).Ya sea en obra nueva o rehabilitación.

En rehabilitación se pueden plantear tres alternativas: se puede volver a dejar el edificio con su apariencia original (habiendo ganado algo de volumen por el espesor del aislamiento y los demás materiales incorporados); también se le puede dar una apariencia totalmente diferente adaptada a nuestros tiempos o por último, recuperar su valor arquitectónico que por alguna rehabilitación de emergencia se perdió.

En la actualidad las opciones de acabados son muchísimas y la combinación de ellas hace que sean innumerables las posibilidades de diseño; de las cuales expondremos algunas de ellas.

Llagueados: limitado a algunos tipos de aislamiento en los que sea factible el fresado lateral, realizado normalmente en obra para crear juntas con sombra profunda y dividir la fachada en grandes zonas o inclusive poder imitar a grandes sillares, dándole cierto efecto de volumen a los planos de fachada.

Elementos decorativos de fachada: son un complemento del SATE, se fabrican con diferentes materias primas cuya característica común es la ligereza, estos elementos ornamentales han de ser muy ligeros porque se colocan por encima del mortero de armadura sin atravesar el aislamiento para evitar puentes térmicos. Originalmente fueron pensados para reproducir o recuperar elementos ornamentales de edificios de estilo clásico, han evolucionado hacia la arquitectura moderna creando elementos especiales y personalizados.

Áridos de proyección: con el único requisito de que permanezcan inalterables a las condiciones de clima para no dañar la fachada, se pueden proyectar áridos de piedra seleccionada, vidrio en perlas o triturado, carburo de silicio o combinaciones de ellos sobre revocos lo suficientemente gruesos como para embeber y dejar adheridos estos materiales.

Revocos: los fabricantes de morteros y revocos han seguido las tendencias que han marcado los arquitectos para desarrollar nuevos productos a partir de los cuales se pueden obtener nuevas superficies de acabado con materiales extremadamente rugosos o muy finos, pasando por todas los estados intermedios y si se usan combinaciones de ellos o se aplican con herramientas/técnicas especiales se pueden obtener resultados propios u otros que asemejan al hormigón, madera, hormigón lavado, estucados, textiles, piedras, etc.

Pinturas de efecto: que adicionado a los diferentes tipos de revocos pueden complementar o cambiar el efecto que se quiere conseguir, para lo cual se suelen usar pinturas de fachada estándar, veladuras o pinturas de aspecto metálico que variando la técnica de aplicación consiguen un resultado totalmente diferente si usas plantillas, esponja, cepillo, brocha o rodillo.

Aplacados: pasando por imitaciones de ladrilletas fabricadas en materiales acrílicos hasta piedras reales, cerámicas de ladrillo visto, porcelánicos, gresites, mosaicos de vidrio y varios más. Hay que tener presentes las limitaciones técnicas para esta solución; principalmente son tres, se reduce la superficie donde se produce la difusión de vapor, se colocan elementos pesados en la capa más alejada de la base del soporte y son elementos muy rígidos; por lo tanto no todos los aplacados son válidos, no todos los tamaños son admisibles, no todos los tipos de aislamiento cumplen capacidades de carga y se imitaran las superficies sin juntas.

Parece que nos hubiéramos olvidado la frase con la que empezamos, porque hasta ahora hemos hablado solo del acabado con su propio carácter o del acabado tratando de imitar a otro material con mayor o menor éxito (que por cierto, contradice a la frase), pero todos son válidos coloques aislamiento o no; entonces ¿cuál es la forma de lenguaje del aislamiento? Básicamente debemos partir de su funcionalidad y de que es un elemento con volumen y al cual podríamos incorporar nuevos diseños mediante métodos industriales de corte y fresado para realizar su ensamblado en obra y darle cualquiera de los acabados de los cuales ya hemos hablado.

Datos del autor
Nombre ANFAPA
Empresa
Cargo
Biografía
Próximos eventos
Cursos destacados
Últ. entrevista
Últimos nombramientos