Suscribirse al Boletín
Enero-Febrero 2021
Anuario
Últimos nombramientos
Próximos eventos
Artículos
03/03/2021 / Arturo Alarcón y Alejandro López

La resiliencia como variable clave de la sostenibilidad

El temporal filomena que ha azotado una parte importante del país ha causado cuantiosos daños, muchos de ellos aún por determinar y valorar. edificios, infraestructuras o árboles urbanos han visto amenazada su integridad ante un fenómeno natural de frío y nieve que llevaba décadas sin producirse en España. Pese a la aparente excepcionalidad de este suceso, nadie se atreve ya a asegurar que un temporal de esta intensidad y duración no pueda volver a producirse en un periodo temporal más corto, como consecuencia probable del cambio climático que padece el planeta

 

 

Más allá del debate sobre si ha habido o no una buena gestión política, también ha salido a relucir otro análisis y es si nuestros edificios e infraestructuras eran lo suficientemente resilientes para responder en un escenario tan intenso y prolongado como el de una fuerte nevada. Es el caso, por ejemplo, de los colegios e institutos de la Comunidad Madrid, habiéndose cuantificado en una primera valoración, que unos 1.000 centros han visto afectadas sus instalaciones, alterando así el regreso de profesores y alumnos a las aulas hasta al menos diez días después de finalizar la nevada.

Si bien estos daños han sido diversos (averías en equipos, goteras, distintas roturas, etc.), uno de los denominadores comunes han sido los efectos producidos sobre las cubiertas ligeras que servían de techado simple de canchas y recintos deportivos, y que han sido incapaces de soportar el enorme peso de la nieve acumulada terminando por ceder, provocando incluso el colapso de las estructuras que las soportaban. Y es por este motivo, por el que queríamos plantear una reflexión y es si esa búsqueda constante de aligerar materiales y sistemas constructivos, permite asegurar la resiliencia de nuestros edificios e infraestructuras.

Desde hace años ha ido progresivamente calando la idea en ciertos ámbitos profesionales y académicos, de que la sostenibilidad requería inevitablemente el aligeramiento a cualquier precio (y nunca mejor dicho) de las construcciones. Y esto contrastaba con el hormigón, el material de construcción más universalmente empleado, que se ha presentado en el otro extremo como el estandarte de la construcción masiva o pesada, pese a que su versatilidad le permite incluso llegar a reducir su densidad hasta por diez veces, con el empleo de áridos de arcilla expandida, arlita o ripiolita, o fibras metálicas y poliméricas como alternativa al refuerzo de acero.

Asistimos desde la distancia y con cierta frecuencia a las consecuencias devastadoras que provocan sobre edificios e infraestructuras los fenómenos naturales que se producen en Estados Unidos, donde son más habituales y de una mayor variedad (huracanes, tornados, nevadas, etc.) y cuál es la respuesta recurrente y esperada de las construcciones pesadas (mucha mayor integridad) frente a las más ligeras.

Es en episodios naturales extremos cuando realmente se ponen a prueba los materiales, siendo el mejor laboratorio de ensayos para testar su capacidad. Y es cuando, prestaciones como la resiliencia y durabilidad, ponen de manifiesto que la sostenibilidad en general y sus vertientes social y económica en particular, consisten precisamente en esto: proteger el bien construido y la vida de sus residentes y usuarios.

Así que cabe hacernos la pregunta y reflexionar si la ligereza es la mejor vía para asegurar que dispongamos de edificios e infraestructuras resilientes, tenaces y durables con suficiente capacidad para mantenerse íntegras y estables ante fenómenos naturales de extrema intensidad. O si por el contrario, el hormigón ya sea plasmado como elementos prefabricados o como elementos ejecutados in situ, debería continuar siendo el material que nos asegurará en general una mayor certeza y confianza sobre la capacidad de los edificios que nos cobijan o las infraestructuras básicas que necesitamos. 

Datos del autor
Nombre Arturo Alarcón y Alejandro López
Empresa IECA y ANDECE
Cargo Jefe del Área de Sostienibilidad. Director Técnico
Biografía
Art. Online
Entrevistas
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional