Suscribirse al Boletín
Septiembre-octubre 2019
Anuario
Próximos eventos
Arquitectos
Artículos
18/12/2015 / Gisela Bühl

The Sustainable City, un biotopo sostenible en el desierto de Dubai

A ambos lados de la autopista que se dirige hacia las afueras de Dubai  se alinean  nuevas urbanizaciones. Nada especial para una región que lleva décadas desarrollando una expansión urbanística sin parangón y que ha convertido un pequeño pueblo de pescadores en una vibrante metrópolis.  Tan solo desde el  año 2000 se han erigido casi 190 nuevos rascacielos en la ciudad-emirato. Y esta tendencia sigue, por todas partes se ve maquinaria de obra.

Pero el emirato de los superlativos quiere ser algo más que una referencia de extravagancias arquitectónicas, como demuestra el proyecto “The Sustainable City (TSC)”  que se está realizando en pleno desierto. Unos veinte minutos después de dejar atrás el último centro comercial se llega a la entrada de la ciudad sostenible. El  proyecto desarrollado por la firma Diamond Developers se diferencia mucho de todo lo visto con anterioridad en la zona.  Las obras,  que ya están muy avanzadas - la primera fase se entrega en marzo de 2016 y la  terminación completa está prevista para finales de 2017-, tienen un enfoque totalmente innovador. Se está construyendo una especie de biotopo, donde  se utilizarán de una manera inteligente los pocos recursos que proporciona el árido entorno.

A través de este proyecto sostenible  los promotores quieren concienciar, hacer escuela y fomentar un estilo de vida y una comunidad  que consideran imprescindible para el futuro. Faris Saeed el CEO y co-fundador de la firma  Diamond Developers es un precursor en introducir criterios sostenibles en las obras que realiza la compañía por los países del Golfo.

La energía solar está presente en todos los edificios

“The Sustainable City” se erige en un área de 46 hectáreas.  El  proyecto incluye 500 villas, el primer hotel Indigo de Dubai, un centro comercial, una escuela, un centro hípico, una mezquita,  un centro de salud, un museo de ciencia y un centro de innovación  tecnológica, además de otras instalaciones de ocio.

Cuando en el primer trimestre de 2016 se entreguen las villas a los nuevos residentes podrán disfrutar de las ventajas y últimas tecnologías combinadas con medidas pasivas para reducir el consumo de energía y agua.

Cada villa, al igual que los otros edificios y los parkings, poseen instalaciones solar fotovoltaicas en los tejados.  En total son 10MWp instalados. Durante el día se utiliza la electricidad producida por el sol. La energía sobrante se  introduce en la red eléctrica, que por la noche abastecerá  a los habitantes. “Hemos reservado un espacio en cada casa para que se pueda instalar en el futuro un sistema de almacenamiento de energía”, comenta uno de los directivos durante la visita.

Muy al contrario a lo acostumbrado en nuestras regiones, las ventanas se abren hacia el norte mientras que las fachadas de hormigón y los materiales aislantes protegen las casas por el lado sur para combatir las elevadas temperaturas. Diversas marcas internacionales destacadas han suministrado sus productos para este proyecto. En el tejado los  módulos fotovoltaicos de Jinko Solar generan energía mientras proporcionan sombra a las terrazas. También el agua caliente se genera con instalaciones  solar térmicas.  La cocina está equipada con electrodomésticos de Siemens de bajo consumo energético.  La iluminación está basada en LEDs,  los sistemas de aire acondicionado  son inteligentes y de bajo consumo para  garantizar el frescor  cuando las temperaturas suben hasta los 50 °C y los equipos sanitarios incluyen dispositivos para reducir el consumo de agua.

En el exterior solamente circularán coches eléctricos, bicicletas, caballos o transeúntes a pie. En los parkings públicos se han instalado puestos de recarga para los vehículos eléctricos. Cada sistema de transporte cuenta con su carril particular adaptado a sus necesidades. Los caballos tienen un camino de arena que circunvala toda la ciudad y para andar o hacer footing los caminos están pavimentados con caucho.

Crear un vergel en el desierto

Lo más llamativo del proyecto son sin duda sus áreas verdes. Además de aportar una gran estética persiguen una finalidad mucho más ambiciosa, ya que proporcionan un fresco microclima y ayudan a fijar el nitrógeno en el suelo, necesario para que crezcan las plantas.

El desierto reclama sombra y por ello se están plantando 10.000 árboles que rodean  todo el área de la urbanización. Los árboles servirán como una valla natural que amortigua el ruido y el polvo, proporciona sombra y mejora la calidad del aire.  

También se introducirá el concepto de la agricultura urbana. En el interior de la urbanización se  plantan  palmeras bajo cuya sombra pueden crecer los frutales que proporcionan  mangos, papayas, higos, cítricos y otras frutas.

Para regar  todas las plantas  se utilizan las aguas grises recicladas. Después de pasar por un sofisticado sistema de filtración de última tecnología, el agua vuelve a alcanzar  la calidad de agua potable aunque no se utiliza para el consumo.  Se acumula en dos lagos artificiales dentro de la ciudad sostenible y se distribuye con el tradicional sistema de riego de canales llamado “falaj”. Esta es una práctica que se está utilizando desde hace siglos en los Emiratos y que además de una estética agradable permite no desperdiciar ni una gota de agua en el recinto. Las aguas negras se filtran también y se utilizarán para mantener el perímetro exterior. También se reciclan todos los otros residuos que se generan en la comunidad.

Además se han construido once cúpulas cada una de una altura de siete metros ocupando un área de 300 m2 que sirven como invernaderos para plantar vegetales y hierbas. La fruta y la verdura que se produzca en la ciudad sostenible se venderá una vez a la semana en el mercado de la comunidad a bajo precio.

Los nuevos habitantes pueden involucrarse en los proyectos que se realizan en el complejo. En la escuela prevista para unos mil alumnos se estudiarán las energías renovables, la agricultura urbana, la calidad del aire, el reciclaje  y otras temáticas relacionadas con el medioambiente. Por otra parte, el Centro de Innovación monitoriza el rendimiento de la ciudad sostenible y será a la vez un centro de investigación,  formación y eventos para profesionales.

Diamond Developers considera todo el proyecto como un laboratorio en vivo. Preguntados los promotores por sus planes de futuro, la respuesta fue clara. “Construir más ciudades sostenibles y cada vez más eficientes.”

 

 

Datos del autor
Nombre Gisela Bühl
Empresa Ecoconstrucción
Cargo
Biografía
Art. Online
Entrevistas
Últimos nombramientos
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional