Suscribirse al Boletín
Mayo-Junio 2020
Anuario
Próximos eventos
Arquitectos
Artículos
03/03/2020 / David Mayolas

Un salto cualitativo en la forma de concebir el baño

Diseño y tecnología son dos conceptos que nos vienen a la cabeza cuando pensamos en nuestro hogar. Sin embargo, hay estancias como el baño en las que, por costumbre o tradición, seguimos incorporando los mismos elementos de toda la vida, sin saber que este espacio de la casa también ha evolucionado para hacernos la vida más fácil.

Y es que, si pensamos en otras estancias como, por ejemplo, la cocina vemos cómo la tecnología ha revolucionado completamente este espacio en las últimas décadas, haciendo de él no solo un lugar más moderno estéticamente sino también mucho más práctico, funcional y que nos aporta mayor calidad de vida.

Por todo ello, el cambio de paradigma en el baño se ha convertido en todo un reto para los hogares españoles, pues asegurar el confort en este espacio es tan importante como garantizarlo en el dormitorio o en el salón. El baño es el lugar más personal e íntimo de la casa y debe ser espacioso, sin ruidos molestos que alteren la tranquilidad durante la noche, con una ducha que proporcione seguridad y accesibilidad… Y también un baño mejor en términos de higiene, que resulte más fácil de limpiar, y que sea más eficiente en el consumo de agua y de energía.

 

Apostar por elementos con valor añadido

Promover este cambio cualitativo en los acabados de nuestro baño pasa por apostar por elementos con valor añadido como las cisternas empotradas o los inodoros suspendidos. Así, el acabado del muro y la solución sanitaria se funden para aportar una mejor experiencia a la hora de hacer uso del baño. Con este cambio, además de mejorar la estética y la funcionalidad de esta estancia, se facilita la limpieza del suelo y la pared, pues al ocultar la cisterna y suspender el inodoro, se evitan los recovecos en los que se acumula la suciedad. Y, al mismo tiempo, se gana espacio y se consigue una mayor sensación de amplitud.

Igualmente, la tecnología también se ha puesto al servicio de la sostenibilidad para garantizar que los elementos del baño se caractericen por su eficiencia en el consumo. Esto explica que se hayan desarrollado soluciones que permiten reducir a la mitad el volumen de descarga de la cisterna, consiguiendo un ahorro de más de 6.000 litros de agua al año. Esta cantidad -suficiente para llenar una piscina familiar- puede conseguirse optando por cisternas empotradas que se activan con pulsadores de última generación capaces de rebajar a tan solo tres litros el agua utilizada después de cada uso, frente a los seis o más que se utilizan en las descargas tradicionales.

 

Compromiso con la sostenibilidad

Los pulsadores de doble volumen de descarga -que permiten adaptar el consumo escogiendo la media descarga de tres litros o la descarga ajustable de 4,5 litros- hacen posible ahorrar, como mínimo, el equivalente a una botella de agua de litro y medio en cada uso, frente a las soluciones tradicionales. Pero esta no es la única opción, pues también existen modelos de pulsadores con volumen de descarga interrumpible, para que sea el propio usuario quien decida cuánto caudal de agua quiere gastar cada vez que utiliza el inodoro.

Otra de las opciones que hacen del cuarto de baño un lugar comprometido con el cuidado del medioambiente son las soluciones hechas con materiales que permiten cuidar el entorno, también a la hora de limpiar. Así, los pulsadores con revestimiento easy-to-clean o con acabado mate evitan las marcas de las huellas dactilares en su superficie, evitando el uso de productos de limpieza agresivos para el medio ambiente.

En esta línea hacia una mayor funcionalidad y facilidad de limpieza, la tendencia también apunta hacia los inodoros sin rebordes en el interior. Gracias a una tecnología que evita las tradicionales bridas de descarga se eliminan los  rincones donde se puedan ocultar la suciedad, las bacterias y los malos olores.

Otro punto importante a la hora de mimar los acabados de nuestro baño es el mobiliario. Aquí, adquieren protagonismo los muebles integrados bajo el lavabo, elementos que se montan en la pared, de manera que el suelo queda libre de obstáculos y resulta más cómodo a la hora de limpiar. Además, es importante optar por muebles y accesorios de baño de buena calidad, que resistan la humedad y con detalles inteligentes como los sistemas de apertura fácil push-to-open o el cierre soft-closing que evita los golpes y los ruidos molestos.

 

El futuro: una estancia más espaciosa, higiénica y eficiente

En definitiva, existen multitud de soluciones para hacer frente al reto de no caer en la inercia de renovar el baño con los mismos elementos de siempre. La clave está en escoger soluciones que, integrando diseño y funcionalidad, permitan hacer del baño una estancia más espaciosa, más higiénica y más eficiente.

Y el contexto acompaña. Estamos viendo que el mercado de la rehabilitación y la reforma comienza a despegar, aunque es cierto que aún estamos lejos del objetivo común del sector de rehabilitar al menos 250.000 viviendas al año.  España es un mercado con mucho recorrido, dada su necesidad de rehabilitar y reformar un parque de viviendas muy antiguo. Concretamente, la mitad del parque inmobiliario español tiene más de medio siglo, pero solo el 3% tiene un baño con una reforma integral acorde a las novedades y necesidades actuales.

Datos del autor
Nombre David Mayolas
Empresa Geberit Iberia
Cargo Director General
Biografía
Art. Online
Entrevistas
Últimos nombramientos
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional