Suscribirse al Boletín
Mayo-Junio 2019
Anuario
Próximos eventos
Arquitectos
Artículos
05/06/2019 / Miguel / 187

Casa Arias, pionera en España en construcción Passivhaus

La empresa Griesser formó parte de la construcción de la conocida como Casa Arias, una casa pionera en España en cuanto a construcción Passivhaus. Esta vivienda se empezó a construir en el año 2009, de la mano del arquitecto Wolfgang Berger, y se encuentra en Roncal un pueblo del sur del Pirineo navarro.

Cuando Eduardo Arias y su familia plantearon construir su hogar, se decidieron por una construcción pasiva. La casa se construyó en una parcela cuya planta describe una L con un ala hacia oeste y otra hacia sur. La casa, de dos plantas, tiene además un anexo de una planta de altura orientada hacia el norte, donde se encuentra la entrada del garaje. Por lo que concierne a la cubierta, es de cuatro aguas, con cumbreras orientadas este-oeste y norte-sur, con una pendiente de 20º.

Teniendo en cuenta que se trata de una edificación de alta eficiencia energética y planteada siguiendo criterios de sostenibilidad, se optó emplear materiales naturales procedentes de un proceso de fabricación respetuoso con el medioambiente.

La envolvente engloba un entramado ligero de madera en el perímetro exterior, el forjado y la cubierta de madera maciza de diferentes secciones. Las fachadas se componen de paños ciegos de piedra caliza -de la zona- ancladas a la estructura y paños abiertos de carpintería de madera. El valor U de los cierres se sitúa entre 0,14 (W/m2K) hasta 0,29 (W/m2K). Las carpinterías son de triple vidrio. Asimismo, la casa cuenta con una instalación de ventilación mecánica con recuperación de calor.

 

Pioneros en España en la construcción Passivhaus

En un principio, Eduardo estaba decidido a emplear opciones como aerotermia, energía eólica o placas solares. Sin embargo, tal y como apunta el propio Arias: “Entonces fue cuando Wolfgang me comentó por qué no hacer una casa pasiva. Yo no sabía a qué se refería. Me explicó, a grandes rasgos, que eran viviendas que no empleaban calefacción y le expresé mis dudas, porque la casa estaba en Roncal. Me empezó a explicar el concepto de casa pasiva, basado en el aislamiento, el uso de ventanas de altas prestaciones, alta hermeticidad, ventilación controlada con recuperación de calor y captación y protección solar. Según Wolfgang iba hablando me fue convenciendo y además tenía la seguridad de que, si después no funcionaba, estaba a tiempo de instalar calefacción. Así que optamos por hacer una casa pasiva”.

Por tanto, después del estudio pertinente, la casa de Eduardo se convirtió en una de las primeras viviendas pasivas de España. Al mismo tiempo que se construía este proyecto en Roncal, se introducía el concepto de construcción Passivhaus en España, todavía muy desconocido entonces.

 

Una casa eficiente que favorece al ahorro económico y energético

Gracias a la protección solar ofrecida por los cerramientos de la marca Griesser, se ha aumentado el confort, el bienestar y el ahorro en la Casa Arias. Por un lado, como se ha desarrollado anteriormente, la principal característica de este tipo de viviendas es el gran ahorro económico y energético que suponen. En este caso, en tan solo ocho años después, ya se ha amortizado el sobrecoste de 100 €/m2 que supuso la construcción de la vivienda según criterios Passivhaus.

Aplicando los conceptos del estándar Passivhaus, el consumo en calefacción está por debajo de los 15 kWh/m2 al año. Por tanto, el ahorro económico en energía de la vivienda se estima en unos 3.000 € al año en comparación a una vivienda tradicional. Además, es destacable el gran confort térmico y acústico existente en todas las estancias de la casa durante todo el año.

Por último, la vivienda ha estado monitorizada hasta hoy y se ha comprobado que las agradables sensaciones térmicas se fundamentan en el comportamiento térmico de la envolvente del edificio. Las composiciones de la envolvente están optimizadas teniendo en cuenta el clima. La buena orientación hacia el sur permite captar energía solar directa de manera pasiva y aportar el máximo de energía. Así, en invierno, cuando las chimeneas del valle de Roncal humean, la Casa Arias se mantiene con un pequeño aporte de energía, un radiador de 2.000 W durante una hora al día, con una temperatura interior de 21°C.

En definitiva, esta experiencia ha sido tan positiva que Eduardo Arias, constructor de profesión, se ha especializado en la construcción de viviendas pasivas.

Y ADEMÁS


Art. Online
Entrevistas
Cursos destacados
Últimos nombramientos
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional