Suscribirse al Boletín
Mayo-Junio 2020
Anuario
Próximos eventos
Arquitectos
Artículos
14/09/2020 / Miguel / 99

Consejos de Veolia sobre qué pueden hacer las comunidades de vecinos para disminuir sus emisiones

Energías renovables e individualización

Claves para ahorrar en la factura energética y ser más sostenibles. Sistemas fotovoltaicos que aprovechan la energía solar, microgeneración, redes de calor con biomasa... Optar por estas formas de energía limpia permite reducir costes, alargar la vida de los edificios, mejorar el confort de los usuarios y respetar el medio ambiente. En el caso de las instalaciones de calefacción central es recomendable que cada vecino pueda decidir de manera individual, y en cada momento del día o de la noche, la temperatura que quiere para su hogar. Así, se evita el derroche, maximizando el confort y consiguiendo que cada usuario pague por lo que realmente consume.

 

¿Qué es exactamente una red de calor y cómo funciona?

Una red de calor es un sistema que permite producir y distribuir, a gran escala y de manera centralizada, calor para el suministro de calefacción y agua caliente sanitaria a los usuarios conectados a la red. El calor producido en la central mediante la combustión de biomasa o gas natural se transporta a través de canalizaciones enterradas y se suministra en las subestaciones instaladas en el cuarto de calefacción de los edificios.

 

¿Por qué es importante la individualización en los sistemas de calefacción central?

Las viviendas gestionadas de forma centralizada y eficiente pueden ahorrar una media de un 20% en el coste de su factura en calefacción y agua caliente. Los contadores individuales y los repartidores de coste que se instalan en los radiadores de las viviendas permiten dividir la factura global de energía que paga la comunidad entre los distintos usuarios. De este modo, los vecinos no solo ahorran en su factura, sino que evitan la emisión de toneladas de CO2.

 

Algunos ejemplos de buena gestión energética

Veolia gestiona más de 26.000 viviendas en toda España, contribuyendo a reducir la factura energética, lograr un mayor confort y promover una relación de los vecinos más limpia y respetuosa con su entorno.

  • Red de biomasa Móstoles Ecoenergía (Madrid): esta red de calor reduce un 15% el coste de agua caliente y calefacción de los vecinos de Móstoles a los que da servicio, más de 2.600 viviendas. Para ello, utiliza astilla forestal de biomasa que proviene de la limpieza de los bosques españoles. Además de las mejoras económicas, supone una importante ventaja medioambiental ya que permite evitar la emisión de 9.000 toneladas de CO2 a la atmósfera.
  • Red de calor con biomasa de Orozko (Bizkaia): permite producir calefacción y agua caliente sanitaria (ACS) para abastecer a 430 viviendas del barrio de Hegoalde Zubiaur del municipio, a través de una red de calor que parte de la central de producción. Esta central garantiza un ahorro económico a los vecinos de hasta un 15% y evita la emisión de 490 toneladas de CO2 al año.
  • Red de calor San Jorge (Navarra): tras la renovación completa de las instalaciones de calefacción y agua caliente que dan servicio a 40 bloques de viviendas (1.830 pisos) incluyendo las tres calderas de 16 MW en total, 14 subcentrales de distribución y nuevos sistemas de control, se consiguieron unos ahorros medios del 20% en los costes generales de la comunidad, así como un ahorro de 850 toneladas de CO2 al año.

Ver vídeo

Y ADEMÁS


Art. Online
Entrevistas
Últimos nombramientos
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional