Suscribirse al Boletín
Mayo-Junio 2019
Anuario
Próximos eventos
Arquitectos
Artículos
06/06/2019 / Miguel / 508

El 80% de los consumidores todavía no es consciente de las ventajas de la sostenibilidad

Si bien parece que durante los últimos años la tendencia ha cambiado, hasta a 8 de cada 10 consumidores españoles no les importa en absoluto si los productos que compran son respetuosos con el medioambiente o no. Esta es la desgarradora conclusión a la que llega el último estudio elaborado por Acierto.com. Su investigación ha sido realizada en una semana en la que tienen lugar dos fechas importantísimas del calendario ecológico: el Día Mundial del Medioambiente y el Día Mundial de los Océanos.

El estudio, que aborda varios ámbitos, pone de manifiesto que no solo no nos fijamos demasiado en el envasado de los productos o en si nuestros electrodomésticos son eficientes, sino que tampoco prestamos ninguna atención a la sostenibilidad de nuestra casa -no solo los ciudadanos sino nuestros gobiernos-. Estamos hablando de arquitectura ecológica, un ámbito en el que todavía queda mucho por hacer. 

 

¿Dónde está España en materia de construcción ecológica?

De hecho, nuestros edificios llevan ya casi seis años suspendiendo en materia medioambiental -desde la entrada en vigor de la certificación energética para edificios-. El problema, de nuevo, es que no nos importa demasiado, porque el consumidor no se hace una idea del ahorro que le va a suponer a la larga ni del confort que puede aportarle. 

En cualquier caso, sí opina que tanto ellos como la administración podrían desempeñar un papel más activo. De hecho esto es lo que afirman concretamente el 80% de los encuestados. Lo mismo piensan de las empresas, que deberían reforzar su compromiso con el medioambiente.

 

Un 60%-80% de ahorro energético

Volviendo a la cuestión económica y al consumidor, sí es mayor su percepción del ahorro que pueden conllevar ciertas medidas en un ámbito más, digamos, doméstico -como apagar la luz, cerrar el grifo cuando te cepillas los dientes, etcétera-. Según los datos del comparador Acierto.com, esta clase de medidas pueden ahorrarle a los usuarios casi 2.000 euros al año en facturas. En cuanto a las viviendas sostenibles y solo en ahorro energético suponen entre un 60% y 80% menos de gasto energético. Dicho lo cual, lo cierto es que aquí también tienen mucho que ver las iniciativas gubernamentales, cuya ayuda resulta clave.

En cualquier caso, llegados a este punto cabe matizar a qué nos estamos refiriendo cuando hablamos de viviendas sostenibles: a casas ecológicas que minimizan el gasto energético y tienen en cuenta el medioambiente. 

Y pueden hacerlo porque su ubicación permite aprovechar al máximo la energía natural, porque su diseño deja entrar muchísima luz natural, porque sus materiales de construcción son ecológicos, respetan las zonas verdes -en algunas construcciones hay huertos urbanos y jardines verticales- y/o porque prestan atención a los aislamientos (para evitar pérdidas energéticas). Algunos edificios incluso cuentan con sistemas para reutilizar el agua de la lluvia para llenar la cisterna y otras acciones cotidianas similares.

 

Mejorar la eficiencia energética de los hogares es posible

Por fortuna, mejorar la eficiencia energética del hogar es posible de la mano de una serie de medidas relativamente sencillas como realizar los pertinentes arreglos en la fachada (instalar una cubierta ventilada, por ejemplo), cambiar las ventanas (instalar doble acristalamiento), instalar bombillas inteligentes, etcétera. Algunas de ellas cuentan con el apoyo de la Administración pública, que brindan ayudas específicas para estas acciones. Para que nos hagamos una idea en términos económicos, mejorar el aislamiento del edificio permite ahorrar al año hasta 300 euros.

Lo mismo ocurre con la incorporación de zonas verdes. Apostar por las zonas ajardinadas en la terraza del edificio e incluso decantarse por un huerto urbano no es demasiado complicado y permite cuidar del medioambiente. El uso de pinturas ecológicas, placas solares, la incorporación de un sitio para dejar las bicicletas, etcétera, son otras ideas.

 

Un seguro para tu casa ecológica

Dadas sus particularidades de estas viviendas, también deberíamos contar con un seguro que las cubriera. Nos estamos refiriendo, por ejemplo, a pólizas que cubran los daños en las placas solares -que se hacen cargo en caso de incendio, rotura y avería, y que incluyen defensa jurídica, responsabilidad civil y hasta los honorarios de los peritos-. Si vivimos en una comunidad, el edificio también debería de contar con un seguro para todos los sistemas referidos. 

Y ADEMÁS


Art. Online
Entrevistas
Cursos destacados
Últimos nombramientos
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional