Suscribirse al Boletín
Enero - Febrero 2017
Últ. arquitectos entrevistados
Últimos artículos Online
Últimos artículos en Descarga
30/07/2014 / Gisela Bühl / 381

Fracaso de la Comisión Europea como embajadora de la eficiencia energética

Susanne Dyrbøl, responsable de Asuntos Públicos para la Eficiencia Energética de ROCKWOOL, ha hablado sobre el objetivo de eficiencia energética que acaba de proponer la Comisión:

"A mi modo de ver, establecer un objetivo de eficiencia energética de tan solo el 30% significa perder la oportunidad de impulsar el ahorro energético en los próximos diez años. Con esta medida, el enorme potencial de ahorro existente quedará sin explotar y no se realizarán numerosas inversiones que hubieran contribuido al crecimiento económico, la creación de nuevos puestos de trabajo y la mejora de la competitividad dentro de la UE, así como a reducir la dependencia de las importaciones y a combatir el cambio climático.”

En el marco actual 2010-2020, para poder alcanzar una eficiencia del 20% en 2020 es necesario que se produzca una mejora progresiva del orden del 2% anual. Todo lo que no sea mantener dicho índice de mejora entre 2020 y 2030 solo significa una cosa: que Europa está rebajando sus exigencias sobre eficiencia energética en un momento en que es de vital importancia. Así pues, la propuesta de la Comisión saliente resulta decepcionante.

“Si Europa quiere mantener su posición de liderazgo en materia de eficiencia energética, creemos que habría que fijar y cumplir un objetivo vinculante de ahorro energético del 40% para 2030” afirma Susanne Dyrbøl. La Comisión sabe, tras haber realizado su propia evaluación del impacto ambiental, que un objetivo de ahorro energético más ambicioso reportaría muchos beneficios a todos los niveles, entre ellos, mayor seguridad energética, menor dependencia de las importaciones de recursos energéticos, más puestos de trabajo y crecimiento del PIB.

El período de transición hacia una sociedad energéticamente más eficiente ya ha comenzado y ya nada podrá detenerlo, ni siquiera la decisión que han tomado los actuales miembros de la Comisión. No obstante, un mayor compromiso político con la mejora de la eficiencia energética por parte de Bruselas habría sido de gran ayuda a la hora de ampliar y acelerar el desarrollo de la actual política sobre energía y cambio climático en toda la UE. Hubiéramos ahorrado mucho tiempo y dinero (miles de millones de euros), miles de megatoneladas de de gases de efecto invernadero y se hubieran conservado cientos de miles de puestos de trabajo en la UE.

El Objetivo de Eficiencia Energética propuesto por la Comisión se someterá a la aprobación y las conclusiones de los jefes de Estado de la UE en la reunión que el Consejo Europeo celebrará en octubre. Será entonces cuando se conozca definitivamente si la propuesta tendrá un carácter vinculante o meramente indicativo.

En una carta dirigida el pasado mes de junio al presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, los ministros de siete países de la UE, entre ellos, Dinamarca y Alemania, se declaraban totalmente a favor de un Objetivo de Eficiencia Energética con carácter vinculante para 2030.

El propio Parlamento Europeo votaba en febrero de este año a favor de un objetivo vinculante de eficiencia energética del 40%.

Próximos eventos
Cursos destacados
Últ. entrevista
Últimos nombramientos