Suscribirse al Boletín
Enero-Febrero 2021
Anuario
Últimos nombramientos
Próximos eventos
Artículos
04/03/2020 / Pilar Catalina / 587

La calefacción, una de las principales fuentes de contaminación de la Comunidad de Madrid

Tras los intentos de controlar los altos niveles de contaminación en la capital, mucho se ha hablado de las posibles soluciones para aminorar las graves consecuencias que para la salud ciudadana tiene la mala calidad del aire. Por ello, la Comunidad de Madrid, preocupada por esta problemática, ha ido desarrollando diferentes iniciativas que podrían cumplir el objetivo de reducción de 30.000 toneladas de sustancias emitidas a la atmósfera en el año 2020.

De forma individual, los ciudadanos también pueden aportar su granito de arena mediante el uso responsable de la calefacción. Y es que, aunque el tráfico rodado y las emisiones provenientes de la actividad aeroportuaria lideran el ranking que analiza las fuentes más contaminantes de Madrid, los sistemas de climatización se llevan la medalla de bronce en esta clasificación, según datos aportados por el Inventario de emisiones de contaminantes a la atmósfera en el municipio de Madrid.

Los principales contaminantes son los gases óxidos de nitrógeno (NOx), dióxido de azufre (SO2), dióxido de carbono (CO2) y las partículas en suspensión. El CO2 es el principal gas causante del calentamiento global; sin embargo, no se le considera perjudicial para la salud. Los que si extrañan un riesgo son el NOx y las partículas más pequeñas, emitidos en un aproximado 20% por las calefacciones, de acuerdo con los datos ofrecidos Escuela Técnica Superior de Ingenieros Industriales de la Universidad Politécnica de Madrid.  

La solución podría llegar de mano de la implantación de paneles fotovoltaicos contando con los recursos propios de una comunidad de vecinos (su tejado o cubierta). Pionera en esta iniciativa es la compañía energética de autoconsumo PV Solar. “Las instalaciones fotovoltaicas permiten mejorar la calidad del aire que respiran los vecinos de las comunidades que se decantan por ellas, al reducir de forma notable la emisión de gases contaminantes”, afirma Sebastián Martínez, experto en energía solar fotovoltaica y CEO de PV Solar.

No es ese su único beneficio: “El autoconsumo, especialmente en comunidades de vecinos, puede generar un ahorro en las facturas de hasta el 70%. Ha demostrado ser una efectiva herramienta para recortar la pobreza energética y dejar de poner en peligro la salud de todas esas personas que viven en casas que no cumplen la habitabilidad técnica”, añade Martínez.

Señalar además que, si el precio y la excesiva burocracia podían suponer hace unos años un hándicap para decantarse por esta alternativa, esas desventajas son menores en la actualidad. En 2007, una placa costaba 700 euros y un permiso se daba en un plazo medio de seis meses. En 2020, el precio ronda los 70 euros y en tan solo treinta días puede conseguirse la autorización necesaria para su instalación.

Y ADEMÁS


Art. Online
Entrevistas
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional