Suscribirse al Boletín
Junio - Agosto 2017
Últ. arquitectos entrevistados
Últimos artículos Online
Últimos artículos en Descarga
18/07/2014 / Gisela Bühl / 394

La conservación del patrimonio pasa por mantener a la humedad estructural lejos de edificaciones y monumentos

El Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH), entidad científica de la Consejería de Cultura de la Junta de Andalucía y Murprotec, empresa especializada en humedades estructurales, se citan en una jornada técnica para tratar los problemas y soluciones de la humedad en el patrimonio.

Según la lista roja del patrimonio español, más de 60 monumentos y construcciones de Andalucía están en ruina, abandono, con daños significativos y en peligro de desaparecer por falta de mantenimiento. Datos que unidos a los aportados por Murprotec en su estudio anual sobre humedades en edificios y viviendas de Andalucía, donde se revela el aumento de estas reparaciones en un 112%, dan cuenta de lo preocupante que puede llegar a ser la situación.

Juan Federico Gallardo, Director de Murprotec en Andalucía, exponía en este sentido durante la jornada: “la humedad estructural es uno de los riesgos más graves a los que se enfrentan edificios y monumentos. Un problema de humedad causa la degradación de los materiales de construcción y, en consecuencia, pone en peligro la estabilidad y el poder de carga de cualquier edificio con estos problemas. Tratándose de patrimonio las pérdidas culturales e históricas podrían ser incalculables, por tanto la conservación del patrimonio pasa por mantener a la humedad estructural lejos de edificaciones y monumentos, y para ello se necesitan soluciones definitivas”

El acto fue clarificador a la hora de exponer los tipos de humedades estructurales - capilaridad, infiltración lateral y condensación- sus consecuencias, y sobre todo, los tratamientos necesarios para combatir estos problemas en cada situación y conseguir eliminarlos para siempre. Otro de los temas interesantes que fueron destacados en la jornada fue la importancia que debe darse a la detección de los síntomas y la necesidad de poner en manos de técnicos profesionales la evaluación de éstos mediante un diagnóstico previo para saber cuál es la patología que padecen las edificaciones y los monumentos. Dos acciones que permitirán elaborar un tratamiento eficaz, adaptado a la situación y que garantice que las humedades no vuelvan a aparecer en el futuro.

Próximos eventos
Cursos destacados
Últ. entrevista
Últimos nombramientos