Suscribirse al Boletín
Marzo - Mayo 2017
Últ. arquitectos entrevistados
Últimos artículos Online
Últimos artículos en Descarga
01/10/2014 / Gisela Bühl / 547

Más exigencias para el uso de aislantes combustibles en las fachadas ventiladas

La nueva regulación para el uso de aislantes en las fachadas ventiladas, CTE DB SI2 (Junio 2014), obliga a los productos clasificados como Euroclase C a emplear barreras cortafuegos cada 3 plantas o 10 metros para evitar la propagación del incendio.

A juicio de AFELMA, Asociación de Fabricantes Españoles de Lanas Minerales Aislantes, la nueva regulación supone:

  • El reconocimiento de que los productos con clasificación C son combustibles sin género de duda.
  • El reconocimiento implícito del riesgo derivado del uso de productos combustibles y de su contribución a la propagación de los incendios por la fachada, de ahí que sean necesarias las barreras.
  • El reconocimiento de que determinados productos tienen serias dificultades para alcanzar una clasificación al fuego B.

Como es sabido, la Euroclases clasifican a los productos según su reacción frente al fuego. Atendiendo a su contribución a un incendio los productos pueden ser:

  1. A1, clase que integra aquellos productos que, en ninguna fase del incendio, pueden contribuir al mismo, como el hormigón, el yeso y las Lanas Minerales Aislantes.
  2. A2, que integra los productos con poder calorífico muy limitado, que en un incendio plenamente desarrollado no aportan, de modo significativo, una carga al fuego ni contribuyen a su desarrollo, entre ellos placas de yeso laminado y Lanas Minerales Aislantes con algún revestimiento.
  3. B, C, D y E, que integra los productos combustibles con un potencial energético creciente, siendo B el de menor potencial energético creciente y E el mayor. En la clase B se encuentran algunos tableros aglomerados con cemento, las Lanas Minerales revestidas de productos no minerales como los aluminios kraft, y en la C, D y E productos orgánicos como el PUR y el PIR (poliuretano proyectado o en paneles rígidos).

Los aislantes son materiales presentes, cada vez con mayores espesores, en todos los elementos constructivos del edificio, entre ellos en las fachadas ventiladas (en las que en la cámara de aire se produce el efecto chimenea que facilita la rápida propagación del incendio). Por el especial riesgo de propagación del fuego, es normal que se haya prestado en los últimos tiempos especial atención a su repercusión en la seguridad de las edificaciones.

El Documento Básico de Seguridad en Caso de Incendio (DB SI) de 2010 exigía para los materiales aislantes utilizados en fachadas ventiladas una clasificación B.

Esta exigencia es muy probable que estuviese relacionada con algunos siniestros, como el ocurrido en la maternidad de O’ Donnell, por suerte en fase de construcción cuando acaeció. El citado incendio, según el inspector jefe de Bomberos, se produjo por unos trabajos con soplete que hicieron entrar en combustión las planchas de poliuretano, empleadas como aislante en la fachada. http://www.elmundo.es/elmundo/2002/12/10/madrid/1039514017.html

Ahora, dado que es prácticamente imposible que los materiales plásticos alcancen la clasificación B, parece que el Ministerio trata de facilitar su aplicación, pero ante los riesgos que esto supone los rodea de unas medidas de seguridad complementarias que los hacen más costosos aún y mucho menos competitivos que usando productos incombustibles como las Lanas Minerales Aislantes.

Es precisamente la aparente contradicción entre las medidas adoptadas que afectan a la seguridad la que obliga, según AFELMA a que la administración refuerce los mecanismos de control sobre las condiciones de seguridad en la aplicación de estos productos.

 

Próximos eventos
Cursos destacados
Últ. entrevista
Últimos nombramientos