Suscribirse al Boletín
Mayo-Junio 2020
Anuario
Próximos eventos
Arquitectos
Artículos
12/03/2020 / Pilar Catalina / 338

Primavera es la estación idónea para reducir el gasto energético

Quedan pocos días para el comienzo de la primavera. Con la llegada de esta estación, suele producirse un aumento de las temperaturas, lo que lleva a suponer una disminución en el uso de los sistemas de climatización.

Asimismo, durante esta época del año tiene lugar un incremento gradual de luz natural y en la madrugada del 28 (sábado) al 29 de marzo (domingo) a las 02:00 serán las 03:00, permitiendo así la recuperación de una hora más de luz solar con su consiguiente reducción de los sistemas de iluminación artificiales. Los meses comprendidos entre marzo y junio son, por tanto, los más adecuados para reducir la factura de la luz.

La primavera es también la mejor época para ser previsores de cara al verano y ser conscientes del gasto económico que llevan aparejados los aires acondicionados, sumado a los efectos nocivos para el medio ambiente que se derivan de los mismos. “La llegada de las olas de calor tan propias de la época estival hacen que la factura de la luz se multiplique por cinco”, advierten desde la compañía energética de autoconsumo PV Solar.

Según datos aportados por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el recibo mensual de una familia media puede incrementarse durante los meses estivales hasta en 160 euros. Ante esta realidad, la instalación de placas fotovoltaicas en comunidades vecinales se plantea como la mejor opción para ahorrar en épocas de calor. “El autoconsumo, especialmente en comunidades de vecinos, puede generar un ahorro en las facturas de hasta el 70%, explica Sebastián Martínez, experto en energía solar fotovoltaica y CEO de PV Solar.

Los paneles solares ofrecen la ventaja de retroalimentarse en los meses que concentran las temperaturas más altas, es decir, “a más horas de sol, más energía eléctrica generan los paneles”, añade Sebastián Martínez. Además de todo lo anterior, el autoconsumo energético no genera contaminación y ayuda a la creación de empleo verde: aquel que contribuye a preservar y restaurar el medio ambiente ya sea en los sectores tradicionales como la manufactura o la construcción o en nuevos sectores emergentes como las energías renovables y la eficiencia energética.

Señalar por último que, si el precio y la excesiva burocracia podían suponer hace unos años un hándicap para decantarse por esta alternativa, esas desventajas son menores en la actualidad. En 2007, una placa costaba 700 euros y un permiso se daba en un plazo medio de seis meses. En 2020, el precio ronda los 70 euros y en tan solo treinta días puede conseguirse la autorización necesaria para su instalación.

Y ADEMÁS


Art. Online
Entrevistas
Últimos nombramientos
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional