Suscribirse al Boletín
Junio - Agosto 2017
Últ. arquitectos entrevistados
Últimos artículos Online
Últimos artículos en Descarga
17/04/2017 / Miguel / 437

Roca Madrid Gallery celebra el ciclo ‘Interiores del siglo XXI’

Este mes de marzo, Roca Madrid Gallery ha finalizado el ciclo ‘Interiores del siglo XXI’, celebrando los encuentros ‘Nuevos espacios para la salud’, ‘Nuevos espacios para el aprendizaje’, y ‘Nuevos espacios para el comercio’, sus tres últimas sesiones que fueron llevadas a cabo junto a Miguel Barahona, moderador de los debates y comisario del ciclo. 

La tercera sesión, ‘Nuevos espacios para la salud’, focalizó su eje discursivo en los espacios sanitarios dedicados a la atención y a la asistencia de enfermos, y a su influencia sobre la recuperación y el bienestar de los pacientes. Este encuentro contó con la participación de Marta Parra, arquitecta y socia de Arquitectura de Maternidades; Jeff Brock, arquitecto y socio de Moneo Brock; y Elisa Valero, arquitecta.

Principales conclusiones:

Las primeras concepciones de la teoría de la arquitectura mostraban los hospitales y ambulatorios como espacios donde la eficiencia y la gestión de los recursos estaban por encima de la dimensión humana. La racionalidad era un sine qua non en el proceso de diseño y de construcción de espacios destinados a la salud. Sin embargo, con el paso del tiempo se empezó a plantear qué influencia tenían estos espacios sobre la recuperación y el bienestar de los pacientes. Tal y como apuntaba Marta Parra, ‘el espacio puede condicionar, para bien y para mal, y puede predisponer’. Para saber cómo los individuos interactuaban con el espacio que les acogía como pacientes, era necesario conocerlos psicológicamente.

Es en este punto donde se introduce la neuroarquitectura, la ciencia encargada del estudio de la influencia de los elementos que configuran los espacios (colores, formas…) en la mente de los individuos. A través del análisis de etapas como la maternidad y la infancia, se pudo descubrir que se creaban mejores experiencias en los espacios que resultaban más agradables para los individuos, lo que conducía a un tratamiento y a un proceso de recuperación más rápido, ya que, según Marta Parra, ‘el espacio puede funcionar como el tercer cuidador que permite que las cosas vayan mejor’.

A través de esta nueva concepción, los espacios para la salud se han empezado a pensar poniendo en primer plano a los usuarios y sus necesidades, por lo que la humanización ha quedado por delante de la racionalidad. De esta manera, tal y como explicaba Barahona, la tendencia es ir hacia diseños de ‘espacios que tengan una escala más humana y donde los enfermos tengan sus espacios personales y de relación con el exterior’. Actualmente, podemos ver un gran interés por acercar espacios y necesidades, y esto se consigue mejorando las condiciones para que la experiencia de los pacientes sea lo más gratificante posible.

 

En el cuarto encuentro del ciclo, ‘Nuevos espacios para el aprendizaje’, participaron Mª José Pizarro, arquitecta y socia de Rueda Pizarro Arquitectos; Amadeu Matosas, arquitecto y socio de Alarcón & Matosas; y Félix Lozano, socio fundador y CEO de Teamlabs. El debate giró en torno al papel fundamental de los espacios en las nuevas formas de aprendizaje y la influencia sobre los alumnos.

Principales conclusiones:

Barahona inició la sesión reflexionando sobre el actual modelo de educación. Según el propio moderador se trata de una forma de aprendizaje que fue creada para una sociedad que ya no existe, por lo que los espacios que ocupa tampoco están adaptados a las necesidades actuales y deben reinventarse. Tal y como puntualizó Mateu Matosas, se deben tener en cuenta tres elementos clave para establecer un nuevo modelo de aprendizaje: ‘una nueva pedagogía, nuevos espacios arquitectónicos y la utilización de nuevos espacios’.

En la actualidad, lo que se valora son las competencias de los alumnos por encima de los conocimientos y es muy importante gozar de capacidad de adaptación, de iniciativa y creatividad para dejar de ser un receptor pasivo de información. Por este motivo, a día de hoy ha surgido la necesidad de crear espacios que se adapten a estas demandas y que permitan a los alumnos tomar un papel más activo en el proceso de aprendizaje, un diseño que se centre en el alumno y en su forma de aprender.

Con la llegada de esta nueva perspectiva arquitectónica, se empieza a plantear cómo influye el espacio sobre los alumnos, en sus competencias y en sus habilidades. Todos y cada uno de los estímulos que se reciben a través de estos espacios afectan a las capacidades intelectuales de los alumnos, por lo tanto, y tal y como defendía Barahona: ‘los espacios que se diseñan para el aprendizaje han de estar basados en los sentidos’. Por ello deben constituirse diferentes espacios, cada uno destinado a utilidades específicas, como áreas para la concentración, para el aprendizaje cooperativo o para la experimentación.

Durante la sesión también se indagó en el aprendizaje durante la etapa infantil. Dada la importancia de los sentidos en el proceso de desarrollo de los niños, los espacios donde llevan a cabo su aprendizaje deben prestar mucha atención a los materiales, texturas y colores y deben constituir ‘espacios para compartir donde los niños puedan desarrollar el sentido de la colectividad a través de los juegos’, tal y como afirmaba Mª José Pizarro, puesto que el aprendizaje de los niños se desarrolla a través del juego.

Algunas de estas ideas ya se están convirtiendo en realidad, como los que existen en los municipios de Alcorcón y Leganés, donde las escuelas se plantean como si se tratase de un juego infantil.

 

Finalmente, la quinta sesión se centró en los comercios en tanto a manifestaciones culturales, donde los nuevos hábitos de compra del usuario, así como las necesidades de las marcas, los han convertido en espacios creadores de experiencias únicas y memorables. Para ello, el encuentro contó con la participación de Carlos Aires, fundador y creador de Marketing Jazz, diseñador creativo de espacios comerciales, y fundador y director del Retail Design Institute Spain; Javier Guzmán, socio de Zoocoo Estudio; y Mercedes Sierra, socia fundadora y Project Manager en Better Pop Ups).

Principales conclusiones:

A lo largo de la historia, los espacios para el comercio se han transformado en consonancia con los cambios sociológicos que ocurrían y ha intentado cubrir las necesidades de los usuarios en cada momento. Es por este motivo que se trata de un lugar que actúa como base y de ejemplo para aplicar a otras tipologías de espacios.

Aunque se trate de espacios abiertos, muy apropiados a la experimentación, existe cierta desconfianza hacia todo aquello que tenga que ver con el tema comercial, motivo por el cual esta tipología de espacios ha sido muy criticada. Tal y como afirmaba Barahona: ‘se trata de espacios que aciertan en el diagnóstico, pero no en las consecuencias.’ Además ‘el comercio tiene la capacidad de hacer que la gente se ilusione, pero promete cosas que no existen’.

Aun así, gracias a esta capacidad de experimentación, en los últimos años se han creado espacios comerciales radicales y novedosos que nunca antes habían existido, aportando a los usuarios una experiencia de producto que va mucho más allá de comprar, según explicaba Mercedes Sierra. En muchas ocasiones, los espacios comerciales se convierten casi en obras de arte que tienen poco que ver con los productos expuestos dentro, quedando en un segundo lugar, y dejando paso a las experiencias sensoriales.

A todo esto, se tiene que sumar la influencia de la tecnología en el uso comercial. Actualmente, los consumidores tienden a comprar online sin tener que desplazarse hasta la tienda física. Por este motivo, ha nacido la necesidad de desarrollar tiendas impactantes y atractivas que inciten a entrar en ellas. Carlos Aires explicaba que, en este contexto, ‘la estrategia para los espacios comerciales viene determinada por las tres C’s: contexto, contenido y comunidad’, donde deben quedar muy claros la razón de ser y los valores de la marca (y por extensión, de la tienda), así como la manera de transmitir de forma clara el contenido de la marca, además de tener en cuenta el origen de los usuarios para poder crear una sensación de pertenencia.

En definitiva, los espacios comerciales están viviendo una metamorfosis hacia la creación de espacios diferentes y originales con la capacidad de sobresalir y que llamen la atención de los usuarios.

 

Con la celebración de estas tres sesiones se da por finalizado el ciclo ‘Interiores del siglo XXI’. El Roca Madrid Gallery junto con Miguel Barahona han analizado la transformación de la concepción de los espacios interiores por parte de los individuos. Los diferentes expertos y profesionales que han participado en los encuentros del ciclo han intentado acercar nuevas perspectivas sobre los espacios que habitamos día a día, mostrando además su voluntad de hacer estas estructuras más habitables.

Próximos eventos
Cursos destacados
Últ. entrevista
Últimos nombramientos