Suscribirse al Boletín
Mayo-Junio 2021
Anuario
Últimos nombramientos
Próximos eventos
Artículos
29/09/2021 / Laterlite

Soluciones con arcilla expandida para la envolvente de un edificio

La capacidad aislante de la arcilla expandida, con una conductividad térmica λ a partir de 0,09 W/mK, en combinación con las distintas características específicas de este producto, lo hacen un material muy interesante para el uso en distintas partes de la envolvente de un edificio (cimentación, fachada y cubierta).

 

En concreto, es posible intervenir para:

• El aislamiento térmico bajo losas de cimentación sobre el terreno.

• La reducción de puentes térmicos en fachadas.

• La formación de pendientes en cubiertas.

• La realización de cubiertas ajardinadas.

En cada una de estas cuatro aplicaciones este producto interviene, tanto como árido integrante de un hormigón aligerado, como directamente a granel en seco en distintos tipos y variedades, como veremos a continuación.

 

Aislamiento térmico bajo forjados y losas de cimentación sobre el terreno

Para una buena prestación energética de un edificio es esencial el aislamiento térmico del primer forjado o de la losa de cimentación, que separan un ambiente calefactado, de otro que no lo es, o del terreno. Estos elementos son los primeros, cuya parte superior se orienta hacia un ambiente climatizado, con una parte inferior que no lo es, como el exterior y por lo tanto forma parte de la envolvente térmica.  

Esta solución con arcilla expandida aporta un buen aislamiento térmico y una elevada resistencia mecánica y puede incluso aportar una ventaja más, si se utiliza una arcilla expandida tratada previamente para hacerla hidrófoba, como la arcilla expandida Laterlite Plus. Con este tipo de arcilla expandida conseguimos:

• Proporcionar un aislamiento térmico adecuado.

• Impedir el ascenso de la humedad por capilaridad (utilizando arcilla expandida hidrófoba).

• Garantizar la estabilidad del edificio, durante toda su vida útil.

• Permitir la integración de los posibles conductos de instalaciones, si los hay.

Este tipo de intervención en esta zona de la envolvente del edificio proporciona un encachado aislante granular, que recupera la técnica tradicional del “encachado de grava”, dotándola de nuevas propiedades, especialmente si se utiliza una arcilla expandida hidrófoba, como Laterlite Plus, con prestaciones térmicas generalmente mejores que las de un forjado sanitario.

 

Reducción de puentes térmicos en encuentros entre forjados y fachadas

En las uniones entre elementos estructurales y la envolvente térmica hay muchos puntos en los cuales no es fácil evitar puentes térmicos, pérdidas energéticas y aumento del riesgo de condensaciones con posible presencia de moho. Para evitar o minimizar todo esto es muy aconsejable sino indispensable utilizar sistemas y técnicas constructivas para la rotura y la reducción de puentes térmicos en estas zonas de la envolvente del edificio.

Los puntos más sensibles se encuentran sobre todo en fachadas, donde hay elementos con diferente conductividad térmica (pilares, dinteles o vigas embebidas en el cerramiento vertical exterior) o interrupciones y cambios de espesor de las capas aislantes (unión entre zunchos y cerramientos, elementos salientes como balcones y voladizos, etc.).

La nueva normativa térmica CTE-DBHE incluye un documento de apoyo específico sobre los puentes térmicos (DA DB-HE / 3). Asimismo, los estándares internacionales para la construcción sostenible y la eficiencia energética /casas pasivas (“Passive House”), etc.) obligan a un control específico de los puentes térmicos, a través del cálculo de la Transmitancia térmica lineal psi ψ y puntual χ.

Esta problemática, puede abordarse considerando forjados realizados con un hormigón ligero estructural, realizado con árido de arcilla expandida, con los que se pueden conseguir valores de conductividad térmica lambda hasta 4,5 veces más baja que en hormigones tradicionales. 

Un ejemplo de esto son los hormigones aligerados con arcilla expandida predosificados, como el Latermix Beton 1400 que tiene un valor λ de 0,42 W/mK frente a 1.9 W/mK de un hormigón tradicional.

Esta aplicación de la arcilla expandida en la envolvente del edificio, en este caso como integrante de un hormigón ligero, permite pues reducir notablemente los puentes térmicos sin modificar la técnica constructiva, y sin necesidad de aplicar sistemas complejos de rotura de puentes térmicos. Esto simplifica la ejecución, reduce los costes de realización y mejora el comportamiento estructural del edificio, sobre todo en zonas con riesgo sísmico.

 

Formación de pendientes en cubiertas

La cubierta de un edificio es uno de los elementos fundamentales de la envolvente del edificio. En el caso de cubiertas planas, muy frecuentes en muchas zonas de España, es necesario formar pendientes para facilitar la evacuación de aguas pluviales.  Estas pendientes suponen un elemento que delimita el edificio con el exterior, y por tanto critico a efectos de la envolvente.

En la formación de estas pendientes, los hormigones ligeros a base de arcilla expandida, como la propia arcilla expandida a granel en seco, en algunas ocasiones, aportan su capacidad aislante, mejorando también las prestaciones térmicas del edificio. 

Los hormigones, los morteros y los áridos ligeros a base de Arcilla Expandida Laterlite combinan:

• Baja conductividad térmica λ.

• Densidad más elevada respecto a los aislantes tradicionales.

Estas características permiten conseguir una mejora significativa del aislamiento de la cubierta, y una buena inercia térmica, útiles tanto en invierno como en verano, mejorando el confort térmico de las zonas habitables, gracias a los efectos de desfase, atenuación y transmitancia térmica periódica. 

Las ventajas en condiciones de verano son especialmente evidentes en forjados ligeros, con estructura de madera o metálica.

La utilización de los hormigones aligerados de arcilla expandida es posible también junto con otros materiales aislantes para completar soluciones técnicas de prestaciones elevadas, tanto en cubiertas calientes como en cubiertas invertidas o “frías”.

Cuando el aislamiento de la cubierta plana se coloca por encima de la pendiente, los morteros y hormigones de arcilla expandida son adecuados como soporte a los paneles aislantes, que además de su capacidad aislante, aportan una gran ligereza, aspecto fundamental en cualquier cubierta.

La pendiente de cubierta suele ser el soporte sobre el que se aplican directamente las membranas impermeabilizantes, por lo que debe tener unas características adecuadas de estabilidad dimensional, estado de la superficie y resistencia a las cargas, tanto distribuidas como concentradas puntualmente. Además, las cubiertas están sometidas a condicionantes muy importantes: fuertes variaciones de temperatura y humedad, cargas debidas a su accesibilidad, o al viento. Por todo ello la estabilidad del soporte de la impermeabilización es fundamental para su durabilidad, lo que se consigue con la utilización de hormigones aligerados de arcilla expandida.

 

Cubiertas ajardinadas

Un tipo de cubierta plana, cada vez más utilizada, es la cubierta ajardinada, donde las distintas variantes de arcilla expandida ofrecen muchas posibilidades, tanto para el sembrado y mantenimiento de las plantas y sustratos vegetales, como para el drenaje y la evacuación del agua. Las cubiertas ajardinadas además de aportar su capacidad aislante en este punto critico de la envolvente del edificio tienen las siguientes ventajas:

• Mejora del confort térmico del edificio, tanto en el interior (aislamiento e inercia térmica) como en los espacios abiertos circundantes (mejora del microclima y reducción de los efectos de la isla de calor urbana).

• Control de la evacuación del agua de lluvia (regulación hídrica), con reducción y retraso de los picos de caudal en la red de alcantarillado y prevención del riesgo de inundaciones.

• Creación de nuevos espacios de ocio (campos deportivos, jardines, huertos urbanos etc.)

• Protección de la radiación solar y de posibles golpes, de los sistemas de impermeabilización, alargando su vida útil.

• Mejora la biodiversidad urbana, creando nuevos ambientes que pueden ser colonizados por animales y plantas.

Las cubiertas vegetales de arcilla expandida están compuestas por sistemas de varias capas con distintas funciones específicas cada una, que pueden darse aisladamente o en su conjunto.

• Drenaje y retención de la humedad fundamentales para el bienestar de la vegetación.

• Sustrato de cultivo ligero con excelente aireación y retención hídrica.

• Acolchado y recubrimiento del sustrato, ligero y duradero para sistemas intensivos o jardineras con arbustos y árboles.

El uso de la arcilla expandida en las diferentes capas de una cubierta ajardinada correctamente proyectada (drenaje, sustrato, acolchado), disminuye significativamente los picos de caudal de agua hacia la red de alcantarillado en caso de lluvias intensas, mejorando el cuidado y durabilidad de las plantas.

Si se utiliza una arcilla expandida con pH controlado, tipo Laterlite Agri, se aumenta la compatibilidad con las plantas, con un mayor aprovechamiento de los nutrientes. Esto unido su capacidad aislante y el resto de las ventajas indicadas, la hacer ser un producto ideal para este tipo de intervenciones en este elemento fundamental de la envolvente del edificio.  

Datos del autor
Nombre Laterlite
Empresa Laterlite
Cargo
Biografía
Art. Online
Entrevistas
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional