Suscribirse al Boletín
Mayo-Junio 2022
Anuario
Últimos nombramientos
Próximos eventos
Artículos
22/04/2022 / Gisela Bühl / 596

El fabricante español de productos de iluminación ROBLAN alerta sobre la contaminación lumínica

Coincidiendo con la celebración del celebración  del Día Internacional de la Madre Tierra el fabricante español de productos de iluminación LED, ROBLAN, destaca la importancia de elegir la iluminación LED correcta para reducir la contaminación lumínica, lacra que afecta especialmente a España, de hecho es el tercer país europeo con mayor tasa de contaminación lumínica. 

A pesar de que se han realizado proyectos de reemplazo de luminarias de alto consumo energético por LED, en muchos casos se optó por la instalación de luminarias LED más azuladas, sin tener en cuenta que son más perjudiciales que otras más cálidas y con certificaciones medioambientales. De esta forma, el citado estudio del CSIC destaca que el problema puede ser mucho más grave, ya que los sensores satelitales no detectan la luz azul y subestiman las emisiones. Investigadores han detectado que la contaminación lumínica se ha incrementado, al menos, un 49% en el último cuarto de siglo, hasta tal punto que  los cielos han dejado de ser negros durante la noche y el 60% de los habitantes de la Unión Europea no pueden ver la vía láctea por exceso de luz. 

ROBLAN es una de las pocas firmas que ha obtenido la certificación del Instituto de Astrofísica de Canarias, que comprueba que las luminarias viales o de exterior son aptas para instalar hasta en las zonas más delicadas por ser respetuosas con el medio ambiente. “Es el momento de dar un paso más, no basta con emplear luminarias que reduzcan el gasto, también es importante que desde las instituciones se fomente el uso de aquellas más respetuosas con el medioambiente”, asegura Raquel Pereira, directora de marketing de la compañía.

La contaminación lumínica es la que se produce con las emisiones de luz artificiales que provocan un desequilibrio en el ecosistema. Si las luminarias no están ubicadas y diseñadas de manera eficiente, terminan enviando halos de luz hacia el suelo y el cielo y causan este tipo de contaminación. Entre sus principales causas destacan el empleo excesivo de luz, la potencia contratada, la iluminación nocturna cuando no es imprescindible y, sobre todo, la falta de concienciación del usuario y las instituciones.

En este sentido,  la compañía destaca que muchas instalaciones cuentan con excesos de puntos  LED, que no solo repercuten en la contaminación lumínica, sino que reducen el nivel de ahorro. “Para evitar la contaminación lumínica es imprescindible calcular el número ideal de puntos de luz, así se consiguen los niveles recomendados. Además, hay que asegurar que las luminarias instaladas proyecten su halo siempre hacia abajo sin llegar a superar la horizontalidad para que esta luz no se pierda, y que se estudie bien el horario de encendido y la potencia utilizada”, explica María Hernández, directora de proyectos de ROBLAN.

Además, este problema no solo repercute en el gasto, en la posibilidad de generar accidentes de tráfico debido al deslumbramiento o en la imposibilidad de disfrutar del cielo estrellado; la contaminación lumínica está alterando los ciclos biológicos de personas, animales y plantas. Concretamente, son las aves y los insectos polinizadores los más afectados por desorientación y cambios en sus ciclos, algo que perjudica la biodiversidad de las especies. “El problema más importante sucede en las reservas naturales y espacios protegidos, dado que los sistemas de iluminación que se han estado utilizando han puesto en peligro a numerosas especies autóctonas. Esta situación cambia sus patrones de conducta, provoca una descoordinación en las migraciones o modificaciones en sus hábitos de alimentación o reproducción. Es crucial que esas zonas se iluminen con sistemas eficientes y no contaminantes como los LEDs certificados, proyectando el color exacto de luz y evitando el desperdicio hacia el cielo”, incide Hernández. 

Recientemente, científicos y asociaciones han firmado una petición para pedir que se reconozca el cielo estrellado como Patrimonio Mundial de la Humanidad, una iniciativa que busca concienciar sobre la necesidad de actuar a nivel internacional para frenar la contaminación lumínica. En esta fecha en la que se celebra el Día Internacional de la Madre Tierra, ROBLAN insta a particulares e instituciones a poner de su parte para lograr mitigar esta lacra y permitir a la ciudadanía disfrutar de uno de sus más preciados patrimonios: la vía láctea. 

Y ADEMÁS


Art. Online
Entrevistas
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional