Suscribirse al Boletín
Marzo-Abril 2022
Anuario
Últimos nombramientos
Próximos eventos
Artículos
16/11/2020 / Miguel / 733

Sarens lanza su primera grúa de anillo eléctrica, la SGC-90

Apodada "Little Celeste", la nueva grúa eléctrica de Sarens puede generar su propia energía. Cuando se conecta a la red, recupera toda la energía producida y la retroalimenta, reduciendo el consumo de energía hasta en un 40%.

 

Sarens anuncia el lanzamiento de una nueva grúa que se incorporará a su flota global: la SGC-90, una grúa de anillo eléctrica, respetuosa con el medio ambiente y especialmente diseñada para proyectos en los sectores de energía nuclear, logística, construcción y eólica marina. El primer proyecto en el que participará esta grúa será en el Reino Unido en un proyecto de energía eólica offshore.

La grúa más reciente de Sarens ha sido desarrollada en respuesta a la demanda del mercado de grúas de carga pesada con capacidades superiores a 80.000 TM. El diámetro de su anillo es de 35 metros, el contrapeso máximo es de 2.700 toneladas (equivalente a 9 aviones Airbus380-900) y el momento de carga máximo es de 99.000 toneladas. Se puede configurar de varias formas, con longitudes en la pluma principal que varían entre los 100, 120 y 130 metros y con un plumín pequeño de 200 toneladas. El plumín de Sarens, ligero y resistente, también se puede utilizar para llegar más lejos o alcanzar una altura de enganche más alta.

La grúa SGC-90 tiene un montaje y desmontaje similar la grúa gigante SGC-120 de Sarens, aproximadamente de cuatro a cinco semanas.

 

Una grúa ecológica 

Uno de los aspectos más importantes de la SGC-90 es que es una grúa eléctrica. Mientras que el resto de grúas gigantes de Sarens son grúas hidráulicas, la SGC-90 se puede conectar a la red eléctrica y funcionar completamente sin una fuente de combustible tradicional. De forma única, la “Little Celeste” puede incluso producir su propia energía, recuperando y reutilizando la electricidad que genera cada vez que baja una carga. Cuando se conecta a la red, recupera toda la energía producida y la retroalimenta, reduciendo el consumo de energía hasta en un 40%.

Al funcionar con electricidad, el funcionamiento de la SGC-90 es muy silencioso. Es energéticamente eficiente y respetuosa con el medio ambiente, no emite gases de contaminantes y no presenta riesgos de contaminación por fugas de aceite. Por último, la grúa es de fácil mantenimiento, sin bombas hidráulicas, filtros ni motores.

 

Desarrollo y seguridad 

El equipo de Desarrollo e Investigación (Research & Development) de Sarens desarrolló el concepto de la grúa internamente, realizando todos los cálculos y coordinándose con diferentes proveedores para construir la grúa en tiempo record. Aunque la grúa se desarrolló durante la pandemia de Covid-19, esto no supuso ningún problema ya que Sarens ya había implementado reglas y procedimientos para minimizar los posibles impactos en la salud y promover la seguridad de los empleados.

La “Little Celeste” cumple con los últimos estándares de seguridad y protección en grúas. Las pruebas de sobrecarga directivas, estáticas y dinámicas, así como las pruebas de funcionamiento y seguridad, se han realizado con éxito de acuerdo con la Directiva de Maquinaria, y han sido debidamente certificadas.

Y ADEMÁS


Art. Online
Entrevistas
Utilizamos cookies propias y de terceros para elaborar información estadística y mostrarte publicidad personalizada a través del análisis de tu navegación, conforme a nuestra Política de cookies.
Si continúas navegando, aceptas su uso.


Más información

Política de privacidad | Cookies | Aviso legal | Información adicional