Page 14

Ecoconstruccion 45 ener-feb 2016

�� AUTOCONSUMO AUTOCONSUMO. UN RÁPIDO REPASO A LAS REGLAS DE JUEGO Hace ya más de dos meses que se aprobó el RD 900/2015 de autoconsumo; un marco regulatorio que sigue generando muchas dudas dentro del sector. Un marco normativo complejo que tiene muchos más oscuros que claros. Esta constatación pone de manifiesto la apuesta del legislador por el oligopolio eléctrico, las energías fósiles y las nucleares. Pablo Corredoira DIRECTOR FINANCIERO Y DE REGULACIÓN El mayor aspecto positivo de esta norma es su propia existencia. Por fin, tenemos una norma en vigor que regula el autoconsumo. Así se cierra un periodo de incertidumbre regulatoria y se permite a las partes implicadas la toma de decisiones sino que abre las puertas a la financiación de proyectos por parte de la banca Sin embargo, el RD establece una serie de barreras económicas, técnicas y administrativas que dificultan su implantación. Entre ellas, la más conocida es la imposición de cargos o peajes que se debe satisfacer por la energía autoconsumida. Cabe destacar, en primer lugar se debe destacar que la reglamentación gira más sobre el concepto de potencia contratada en el punto de suministro que sobre la potencia pico a instalar. De hecho, esta última esta siempre limitada al máximo de potencia contratada en el punto de suministro. Por otro lado, cabe resaltar que se permite el uso de baterías que permitan modular la generación aplanando las curvas de carga del autoconsumidor. En el RD, se definen dos tipos de autoconsumidores excluyendo del ámbito de aplicación a las instalaciones aisladas. • Tipo 1: Instalaciones no inscritas en el registro de instalaciones (RAIPRE) destinadas a puntos de suministro que, como máximo, tengan 100kW de potencia instalada. El titular de estas instalaciones debe coincidir con el del punto de suministro. Se permite el vertido de excedentes a la red aunque sin derecho a percibir contraprestación alguna. • Tipo 2: Instalaciones inscritas en el RAIPRE. El titular de estas instalaciones puede diferir del titular del punto de suministro. No se permite el autoconsumo comunitario. De hecho, el Real Decreto bloquea expresamente la posibilidad de que una misma instalación abastezca a varios consumidores. Así, la única instalación comunitaria que se permite es la que abastece los servicios comunes de la finca. En este caso, se pueden vender excedentes a la red percibiendo por ello el precio horario del mercado diario. No obstante, de estos ingresos se debe deducir un 7% en concepto del impuesto IVPEE y el coste de los peajes a la generación. La legalización y tramitación de las instalaciones depende de su tamaño. Las instalaciones de más de 100kWp deberán atenerse a lo establecido en el RD1955/2000 y el resto quedarán sujetas al RD1699/2011. Asimismo, se obliga a que las instalaciones tengan, al menos 2 equipos de medida, aunque su caracterización y finalidad diferirá dependiendo del tipo de instalación de autoconsumo. En lo que respecta al régimen económico del autoconsumo, se debe destacar que el Ministerio ha ratificado un esquema basado en el establecimiento de cargos tanto a la energía autoconsumida como, en su caso, a la potencia demandada que se puede cubrir a través de la instalación. La imposición de cargos no exonera al autoconsumidor del pago de los peajes de acceso que le corresponden de acuerdo con la normativa vigente. Así pues, un autoconsumidor pagará los siguientes conceptos: (i) por la potencia contratada (o la demandada dependiendo del tipo de tarifa contratada) se pagará peaje de acceso, (ii) por la energía adquirida de la red se pagará el peaje de acceso, (iii) por la energía autoconsumida se pagará un cargo variable de autoconsumo y finalmente (iv) por la diferencia entre la potencia realmente demandada y la que se paga a través de los peajes de acceso se paga un cargo fijo de autoconsumo En este sentido, se debe destacar que, en términos generales, este cargo solo se pagará cuando haya baterías, dado que a través de esta se puede modular la potencia a demandar en el punto de suministro. Asimismo, el RD exime de los cargos a la energía autoconsumida a los consumidores tipo 1 que como máximo tengan 10kW de potencia contratada así como a las instalaciones ubicadas en las Islas Canarias, Ceuta, Melilla y las islas Baleares, excepto Mallorca y Menorca a las que se les aplica un cargo reducido. Como corolario a este artículo se debe destacar el fracaso del Ministerio en su intención por frenar el autoconsumo. Da igual cuantas trabas se pongan, el autoconsumo es una evolución disruptiva que en los próximos redefinirá el modelo energético. Incluso con esta norma tan restrictiva, sigue habiendo mercado �� 14 • ENE|FEB 16 ECOCONSTRUCCIÓN


Ecoconstruccion 45 ener-feb 2016
To see the actual publication please follow the link above